viernes, 30 de enero de 2015

Verano y Amor de William Trevor
por Jorge Fondebrider

Hace muchos años, cuando la palabra “vanguardia” representaba algo más que un mero instrumento de marketing y en el hemisferio norte todavía no había sido reemplazada por el término “modernismo”, Ezra Pound dividió a los escritores en diversas categorías. Una de ellas, acaso la más lejana a los intereses de todos esos movimientos hoy asimilados al decurso de la historia de la literatura, incluía a “los autores que producen obras más o menos buenas, en el estilo más o menos bueno de su época”. El irlandés William Trevor (Mitchelstown, Condado de Cork; 1928), sin duda corresponde a esa categoría y no hay la menor sombra de queja en ello. Y así lo han sentido los lectores, que han hecho de él uno de los autores más leídos de la literatura irlandesa de la segunda mitad del siglo XX, y los jurados de los premios literarios de lengua inglesa quienes, prácticamente, se los han concedido todos. Trevor, quien en la actualidad vive en Devon, Gran Bretaña– tiene algo que decir y lo ha venido diciendo según las reglas tradicionales de los diversos géneros. Es un brillante cuentista de esos que escriben con principio, medio y fin. Para justificar esta afirmación bastaría con leer “The Ballroom of Romance”, incluido en  The Ballroom of Romance and Other Stories (1972),  –narración llevada al cine por Pat O’Connor en 1982–, pero, si no, ahí están también los otros 11 volúmenes de cuentos que lleva publicados. Como dramaturgo, estrenó 5 piezas teatrales y, como novelista, 18 títulos, de los cuales sólo están en castellano Fools of Fortune (de 1983, llevada al cine como Tiempo pasado, por Pat O’Connor en 1990, y traducida como Marionetas, en 1995, en España, y como Juguetes del destino en 2000, en Colombia,), Nights At the Alexandra (1987, traducida como Noches en el Alexandra en 1988), Juliet’ Story (1992, su única novela para niños, traducida como La historia de Juliet, en 1997), Felicia's Journey (1994, traducida como El viaje de Felicia, en 1999), The Story of Lucy Gault (2002, traducida como La historia de Lucy Gault, en 2004) y Love and Summer (2009, traducida como Verano y amor y publicada por Salamandra en 2011).  Ésta última, acaba de ser distribuida en la Argentina en la muy buena traducción de Victoria Malet quien, salvo por algunas pocas palabras, ha optado por una variante ecuménica del castellano, ahorrándonos las incomodidades a la que nos obliga el español peninsular. Así, no queda otro remedio que coincidir con la reseña de Alberto Manguel para El País, de España: “la traducción de Victoria Malet respeta escrupulosamente la delicadeza y la falta de énfasis del original”. No es elogio menor, ya que Trevor es, fundamentalmente, un estilista, algo que la traductora recupera en nuestra lengua de manera fiel y escrupulosa.

La historia es simple: Florian y Ellie, dos jóvenes, que hasta una tarde de junio de mediados del siglo pasado nunca se habían visto, comienzan una relación que se vuelve romántica. Tienen destinos que los condenan a la separación, pero durante los meses de verano encuentran un remanso en el otro. Las alternativas que giran a su alrededor poco importan y, sin embargo, de ellas se sirve Trevor para hacer desfilar a un número considerable de personajes que, por su humanidad, mueven a la compasión. Y eso es todo, y es suficiente para que el lector encuentre la emoción que suele serle tan esquiva en mucha de la literatura que hoy se escribe.

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada